La POÉTICA DEL EROTISMO: Cristóbal Zapata y “LA MIEL DE LA HIGUERA”

La miel de la higuera de Cristóbal Zapata.


Por Giuliana Catari

Para hablar de La miel de la higuera es menester recordar a Octavio Paz: “Erotismo y poesía, el primero es una metáfora de la sexualidad; la segunda, una erotización del lenguaje”. Este último punto me permite remasterizar la propuesta del poemario de Zapata.

Cristóbal Zapata (Cuenca-Ecuador, 1968), es poeta y ensayista, quien después de publicar Baja de noche (2000), No hay nave para Lesbos (2004) y Jardín de Arena (2002), otra vez nos sumerge en uno de los más grandes elixires de la vida: el erotismo.

La miel de la higuera (Cascahuesos Editores, 2012) es un poemario cuyos confines más próximos se reflejan en la esencia de la vida: el origen y las diversas formas del eros. En la primer parte, “La ronda de los árboles”; los frutos y la vegetación se asumen como elementos de refugio y creación: Bajo el follaje de tu falda / mi mano busca el fruto oscuro y fragante / tal una promesa nocturna […] Chupan mis labios la pulpa encarnada/ hasta embriagarme con su miel negra, / mi licor secreto, mi jarabe eficaz.

De otro lado, el poema “Corpus Delicti”, asoma matices de ascetismo en el deseo: Este es el cuerpo del amor, dichosos los llamados a su cena.

Sin embargo, “Una paz erótica” conlleva lo sublime del origen de la vida y el placer de narrar esa historia, es decir, un estado de letargo: Si pudiera empezar todo de nuevo / (otra vez, como al principio) / por los hombros y los brazos de una mujer / y siguiéramos bajando por la noche de la historia / hacia el día de ese cuerpo / volveríamos a encontrarnos con la vida […] sin permitir que nada la enturbie, ni la hiera / […] porque entre sus piernas temblaría de deseo / el presente.

Ya en “Tributos”, los poemas “El apagón” y “La carne y el espectro de Marilyn Monroe”, mencionan dos enigmas de belleza. El primero referido a Amy Wine House, como belleza sutil y de lenguaje: tú eras una belleza para paladear, para deletrear sílaba a sílaba, como tu nombre (aperitivo hecho de verdades sustanciales / de peligrosos sustantivos) / A-My Wine-House, belleza vocal, bucal. Mientras que la figura de Marilyn Monroe aparece excéntrica y refulgente. Una expresión efímera del deseo y belleza: […] ella era un fiord: un golfo estrecho y profundo, / una depresión, una abertura.

“Voces en off” reúne un tributo a Ernesto López y Armando Reverón, el poema referido a este último es el que mejor resuelve la relación de belleza, arte y erotismo. Así, en Armando Reverón en el Castillete: Todo es artificio y ensayo. / Cabe experimentar con la vida / para experimentar con eficacia/ en el arte.

Sin duda, la poética de Zapata es rebosante en el discurso de la comunión de los cuerpos, la trascendencia de ese encuentro cotidiano y no tan cotidiano entre la palabra y la carne, la erotización de ese lenguaje, sin necesidad de recurrir a lo visceral. Una metáfora del fruto y el hombre, donde la seducción de la poesía no abarca más espacio que en el de Una fábula: (El monte de Venus) el origen del mundo y por qué no de la vida y del deseo.

Comentarios