Cascahuesos Editores es una editorial independiente (o alternativa) de la periferia peruana. Fue fundada el 16 de octubre de 2007 en la ciudad de Arequipa, Perú, y ha tenido un constante crecimiento dentro del ámbito nacional e internacional gracias al esfuerzo que ha venido realizando con publicaciones periódicas de libros de narrativa (cuento y novela), ensayo y, en especial, de poesía, de algunos de los escritores más importantes de Latinoamérica, tales como Carlos Germán Belli (Perú), José Kozer (Cuba), Vladimir Herrera (Perú), León Félix Batista (República Dominicana), Yuri Vásquez (Perú), Alexis Naranjo (Ecuador), Raúl Bueno (Perú), Ernesto Carrión (Ecuador), Edgar Guzmán (Perú), Felipe García Quintero (Colombia), Enrique Verástegui (Perú), Luis Carlos Mussó (Ecuador), Domingo de Ramos (Perú), y a la vez, apoyando a escritores jóvenes latinoamericanos de gran proyección. Nuestro catálogo comprende hasta la fecha más de 70 títulos. Su presencia en el ámbito latinoamericano también se ha dado gracias a su activa participación en muchas ferias internacionales tales como la FIL Lima, FIL Quito, FIL La Paz, FIL Santo Domingo, FIL Guayaquil y FIL Arequipa, además de haber sido seleccionada para asistir, en mayo de 2014, al primer MICSUR (Mercado de Industrias Culturales del SUR) realizado en la ciudad de Mar del Plata en Argentina.

29.6.10

Nuestro nuevo lanzamiento: LA ESPADA DE SANTIAGO de JIMMY BARRIOS RIVERA


Continuando con nuestras publicaciones de la nueva gran poesía peruana, esta vez nos complacemos en anunciarles la publicación de La espada de Santiago, tercer libro del poeta peruano Jimmy Barrios Rivera.

Barrios ha sido un importante actor de la movida arequipeña de inicios de siglo. Fue editor de la revista “Cara de camión”, y desde 2004 de la revista bi-regional (Lima-Arequipa) “Grita”, la cual tenía un proyecto editorial interesante, que consistía en auspiciar publicaciones de escritores jóvenes de la región a través de la ONG que llevaba el mismo. En junio del 2004 organizó el evento denominado “Tráfico, I encuentro de revistas, fanzines y publicaciones independientes-Arequipa 2004”, donde se comprobó la circulación de más de 30 publicaciones independientes, tan sólo en el transcurso de 3 años, lo cual ya es un hito histórico para las letras peruanas de este nuevo siglo.


Datos del autor:

Jimmy Barrios Rivera nació en Arequipa en 1981. Ha frecuentado estudios de Literatura en la Universidad Nacional de San Agustín de Arequipa; y estudios de Literatura Peruana en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos de Lima, donde actualmente concluye la investigación: La invención de América, el caso Mariátegui. Ha publicado Arquitectura del desencanto (2006), y El tiempo de los anormales (2009).

25.6.10

Dos miradas distintas sobre JARDÍN DE ARENA de Cristóbal Zapata


Con estas dos reseñas nos vamos preparando para participar en la Feria Internacional del Libro de Lima, la misma que se llevará a cabo desde el 22 de julio al 1 de agosto y cuyo invitado de honor es nuestro vecino del norte: Ecuador. Ahí nos vemos.


A LA ORIGINALIDAD POR LA TRADICIÓN: Nuevo libro de Cristóbal Zapata

Por Víctor Coral

Jardín de arena (Cascahuesos, 2009), del poeta ecuatoriano Cristóbal Zapata, se plantea como una vuelta a la margen segura, tradicional, referencial de la poesía; pero esta impresión, como lo sugiere José Kozer en el prólogo, puede solo ser otra ilusión. El yo poético se entrega sin veladuras, con ritmo límpido y si aspavientos a una celebración de la poesía y, sobre todo, de los poetas que a él más lo impresionan; por otro lado, hace un split de símbolos, de guiños a lo cotidiano, a lo zen, a lo trascendente, que de tan sutiles apenas entrevuelan a los ojos del lector común.

El poeta ha querido, siguiendo a Kozer, “armar un rostro de prismas que se desintegra reintegrándose desde una constante poética que tiene como propósito implícito, tal vez inconsciente, alcanzar la originalidad por la vía de la tradición, de la recombinación participatoria de los numerosos jardines que conforman a estas alturas la historia de la escritura”.

Muy cierto. Pero también el yo poético se atreve a perderse en el enmarañado de sombras y amenazas que es el jardín nocturno, ese que esconde historias, secretos y sucesos negros como el que sucedió al poeta César Dávila Andrade, muerto por agua y ebrio de poesía y de vida y de muerte. Aquí el hermoso poema que Zapata le dedica:

EL AHOGADO
(CÉSAR DÁVILA ANDRADE)

Yo fui el que cayó una mañana
en el desaguadero público
y conoció el aroma animal de los hombres.
El que trago por todos
—los ortodoxos, los bienpensantes y los cuerdos—
la mierda y los efluvios,
el que trajo para ellos
las sombrías noticias del subsuelo.

Con el tiempo supe
que ese sería yo:
un sobreviviente,
un sobremuriente.

¿No es eso un poeta,
quien absorbe a la luz del día
el miasma
y los flujos corruptos de la ciudad?

Fuera de los pordioseros que se recogen
bajo el puente
y de algunos noctámbulos que bordean las orillas
nadie me ve.

Soy esa cabeza de bronce
que reluce en la superficie del río
iluminada por la luna capicúa
o los mortecinos focos del alumbrado municipal
—como un Centinela de la Noche Antigua—.
En el verano me alimento de tallos y hojas secas,
en el invierno, de los banquetes reales
que traen las crecidas.

Una cabeza a punto de ahogarse o salvarse.
es difícil saberlo,
hasta de muerto.

El cadáver de Dávila Andrade estaba lleno de mundo (Vallejo dixit); la poesía de Zapata también, sobre todo en esta última entrega que mezcla tradición y modernidad en dosis edificantes.

* Tomado del blog LDL.


DEL AUSTRO LÍRICO Y EL DÍA EN QUE SEÑOREA EL LIBRO

Por Luis Carlos Mussó

A nuestras manos han llegado algunos títulos provenientes del austro del país. Ahí destacan claramente dos, por la cuidadísima edición y por la calidad de sus textos. Son ellos La leña del fuego y Jardín de arena. El primero es el Nº 5 de la colección Último round, del Núcleo del Azuay de la CCE, 2009, de autoría del cañarejo César Molina Martínez (…).

Jardín de arena es, a su vez, el Nº 5 de la colección Pájaro de cera, de Cascahuesos editores, de Arequipa, y vio la luz en 2009. Pertenece al poeta Cristóbal Zapata (Cuenca, 1968). Algo de sabiduría serena se deja leer en las 57 páginas de esta entrega. A algunos puede llegar a fastidiar en su particular lectura el hecho de que el autor suele acompañar sus poemas con unos minúsculos prefacios que brindan un contexto. En efecto, el poema debe explicarse por sí mismo, pero Zapata nos ha habituado a aquella suya forma de escritura. Su discurso sabe lo que es el proceso de brindar y escamotear a intervalos. Zapata, desde su Te perderá la carne ha demostrado que es capaz de poetizar sobre cualquier tema, convirtiendo la existencia misma en material para los poemas. Nuestro poeta se sabe deudor de la tradición, pero mientras pone un pie en ella, con el otro busca, interroga y se adentra en las palabras en pos de esa renovación que la poesía de buena ley incorpora al idioma. El instante como espacio que trasciende se puede ver en La rueda moscovita: “Jamás sospechamos que un día / ni mi mano ni la tuya / nos salvarían de caer en el abismo, / ese agujero umbroso y baldío / que con tanta pureza y abnegación fabricamos”. Y en El ahogado, homenajea a César Dávila Andrade: “Con el tiempo supe / que ese sería yo: / un sobreviviente / un sobremuriente // ¿No es eso un poeta, / quien absorbe a la luz del día / el miasma / y los flujos corruptos de la ciudad?”. Un manojo de textos mediante los que se asienta una voz que lleva dos décadas en este trajín.

* Tomado del diario El telégrafo de Ecuador del 02-05-2010.

17.6.10

Lectura de AZAHAR de Alexis Naranjo por Ana Minga


Presentación del libro Azahar de Alexis Naranjo.

En buena hora cayó Azahar en mis manos mientras trabajaba en una oficina incierta. Con lo primero que me topé es con una cita del I Ching: “Sobre la montaña hay un árbol: la imagen de la evolución…”. Desde allí, intuí que no era un libro para leerlo entre gritos laborales, sino en la calma, pues todo árbol es sabio hasta cuando muere, ya que lo hace de pie, como indica Tolkien.

Cuando escucho que la poesía no sirve para nada, dudo, puesto que es una forma de conocimiento cercana a la filosofía. Esto nuevamente lo comprobé en los 33 poemas de Azahar, divididos en tres partes por fragmentos poéticos de Jorge Carrera Andrade.

Cada línea de Azahar invita al lector a reflexionar. De entrada, en el poema Exordio, se plantea: “…llaga vuélveme señor / intolerable afrenta / despiadado tormento / en todo ello tórname te suplico / mas no me vuelvas palabra / mas no me tornes poema…

Y más abajo la súplica es otra: “rehúsame hogar patria y templo señor / albedrío y certeza / todo ello niégame te imploro / mas no rehúses mi palabra / más no me niegues el poema”. Magnífica contradicción para un creador, siempre y cuando no sea comentada al médico tradicional, pues se corre el peligro de obtener una lista de medicamentos para la cabeza…

César Dávila Andrade, personaje citado en el libro, también apuntó en su poema Profesión de Fe: “No hay angustia mayor que la de luchar envuelto / en la tela que rodea / la pequeña casa del poeta durante la tormenta… Pero la voluntad del poema / embiste / aquí / y / allá”.

Luego, la voz del árbol que yo imaginaba en la lectura deja en evidencia un entendimiento sabio de su alrededor y se conecta con un más allá, con otros mundos, y plantea reencarnaciones de la mano de creadores valiosos para la historia, como Su Dongpo, uno de los intelectuales más famosos de China, quien tras padecer varios exilios por criticar al poder y sus abusos, se inclinó hacia el Confucionismo, el Budismo y el Taoísmo. Es sugerente la reflexión que de él encontré: “Todos quieren tener un hijo inteligente, pero la inteligencia me ha arruinado la vida. Así que quiero que mi hijo sea tonto y estúpido: sin penas ni penalidades, llegará a ser ministro”.

El que Azahar esté acompañado por estos personajes no constituye pretensión ni adorno para confundir la palabra sencilla, limpia, no simplona; más bien, es conocimiento hecho poesía.

La poesía, entonces, ha servido para algo, incluso para detener la violencia, pues la mente revuelta por ideas, bien puede salir a la calle y matar a unos cuantos, pero no, más bien se recoge en algún rincón y escribe: “…no asistiré esta noche a la casa de las analectas /sino que brindaré con Su Dongpo y César Dávila Andrade / por la alegría y el dolor / más antiguos de la tierra”, como menciona Azahar.

Dicen que el individuo no puede vivir solo, a veces dudo si eso es bueno o malo, pero lo dejo para después; si el individuo está vinculado a un entorno, significa que tiene anclajes. Entonces, como lectora de Azahar, encontré algunos, pues el conocimiento también levanta emociones. Así, el poema Nonagenario nos revela estos pasajes: “yo era ya viejísimo cuando naciste / padre… / el cansancio era para ti alegre alimento / agua canora la sed / secreto elíxir la enfermedad / yo era ya viejísimo / cuando de pura fatiga aumentabas cargas sobre tus espaldas / cuando sediento dabas de beber a tus orquídeas / cuando enfermo ofrecías salud a tus pacientes / yo era ya viejísimo / cuando vi por primera vez rodar lágrimas de tus ojos / y era que evocabas / cuánto debías al hada de tu hado / yo era ya viejísimo / cuando ella quiso unirse contigo para siempre.

Con estos versos recordé a mi padre, su sensibilidad, las tardes en las que, cómo árbol, veía los colores de su alrededor, mientras yo lo observaba como niña vieja que forraba los libros que él me regalaba, a fin de leerlos sin problemas, pues vivíamos vigilados por buitres que esperaban nuestra muerte para mandarnos al cielo o al infierno.

A Azahar, primero por ser libro, luego por su carga simbólica y mística, me lo habrían prohibido, y más si leían el poema Onán: “por mucho que te obliguen/ desobedécelos / no escuches al patriarca / no acates las órdenes divinas / más bien toma a tu siniestra hasta dar / con las exequias de tu hermano / y deja entonces que se aclare tu día / antes de seguir a tu diestra hasta dar con la viuda que te han destinado / entiéndeme / ella acogerá tu rijosa rebeldía / ella te gozará aunque tu simiente a tierra caiga…”

Por lo demás, frente a una iglesia, los poetas son mal vistos, peor si mencionan al pintor chino Shitao, quien en cita de Azahar busca la vía “para alcanzar la verdadera locura.”

La voz del árbol que imaginé al leer este libro, tiene una visión amplia de la vida y respira esperanza, pues también hay otra voz que lo ayuda, ella, “cuyos ojos desde hace tanto supieron ver más adentro y más lejos en las rutas del amor y de los hijos”.

Pero ¿quién escribe en Azahar que “las nubes blancas se asemejan al hombre que las contempla”, que “el mezcal es el ángel del poeta en la noche de los tiempos” y que aquí se quedará “aunque aprieten procesiones y turbas?”. Es Alexis Naranjo, quien tiene una admirable trayectoria en la literatura, trayectoria que supera límites territoriales. Cuenta con varias publicaciones, una de ellas Sacra, libro que ganó el Primer Certamen de Poesía Hispanoamericana “Festival de la Lira”.

Podría decir muchas cosas de él, pero me quedo con la certeza de que es un buen ser humano y un poeta serio. Sus textos son reflexivos, por lo que no caben las sugerencias que realizan ciertos organizadores de eventos literarios: cuando uno va a leer poesía, salen con expresiones como: “eso no más va a leer” o “no va a hacer algo más, vea que le damos espacio si tiene programada alguna otra actividad…” y uno se queda con la interrogante de ¿qué otra actividad querrán, tal vez luego del poema sea bueno contar un chiste…?

En suma, esta poesía no es para lecturas rápidas, pues su autor ha escogido la más complicada de las tareas: pensar.

Ana Minga
Escritora y periodista de investigación.

13.6.10

Nuestro sétimo lanzamiento internacional: BARRIDO DE CAMPO de Juan José Rodríguez


Continuando con nuestras publicaciones internacionales, ahora nos complace anunciar que ya se encuentra en prensa uno de los libros más interesantes de la nueva poesía ecuatoriana, se trata de Barrido de campo de Juan José Rodríguez, uno de los poetas más interesantes que ha aparecido a inicios de siglo.

Juan José Rodríguez Santamaría nació en Ambato, Ecuador, en 1979. Estudió Literatura y Periodismo en Quito, e hizo cursos de traducción en Madrid. Ha publicado Los rastros (Quito, 2006) y Viaje a la mansedumbre (Barcelona, 2009). También ha sido incluido en antologías como Poesía de Ecuador (Madrid, 2009), Antología Ecuador-Perú (Lima, 2009), Álbum de arena (Guayaquil, 2008), El Vértigo de los aires. Poesía latinoamericana 1974-1985 (México, 2007). Sus poemas constan en revistas virtuales e impresas como Viento en vela de México, Sol negro de Perú, País secreto de Ecuador y Bigsur de Argentina. También ha publicado varios ensayos sobre poesía ecuatoriana e hispanoamericana; y como traductor el libro Una cosa natural. 29 poetas norteamericanos (Quito, 2009). Actualmente forma parte del comité editorial de la revista de poesía Ruido Blanco, y en 2007 obtuvo el III Premio Internacional de poesía joven La Garúa.

«Rodríguez escribe desde la conciencia de quien ha sido expulsado. Cada palabra es un regreso, sentencia. Una vuelta al silencio (donde ya no caben más los nombres propios) Yo (Rodríguez, el autor) termina por constituirse en una reconstrucción (una que pone en duda incluso a lo corpóreo) donde se pierde la noción del individuo, de un individuo, para aparecérsenos, más bien, como una distopía», nos dice el poeta Maurizio Medo.

5.6.10

Los CUENTOS de Orlando Mazeyra


Por Camilo Fernández Cozman

El cuento gana por knock-out; la novela, por puntos. Aquel recuerda la perfección estilística de un poema; esta permite un mayor desarrollo de la sutil trama narrativa. Que este breve introito nos permita comentar un buen libro de relatos: me refiero a La prosperidad reclusa (Arequipa, Cascahuesos Edit., 2009) de Orlando Mazeyra Guillén (Arequipa, 1980), quien ya había publicado Urgente: necesito un retazo de felicidad (2007). El escritor arequipeño intenta aproximarse al relato corto. Por ejemplo, «Vacíos» tiene solo dos párrafos y explora la analogía barroca de teatro y vida. Esta última es concebida como un escenario teatral que desemboca en el exceso y el delirio. En «Tras la puerta» (uno de los textos más notables), el narrador-personaje explora el tema de la locura en una atmósfera familiar donde anida la falta de comunicación y triunfa el prejuicio: hay temas vetados como la esquizofrenia. En «La dulce espera» se explora el carácter heterogéneo del yo: Todos eran yo. Todos eran un poco de mí, una partícula de mis entrañas (p. 15); se trata de una meditación sobre la escritura que nos recuerda el “Yo es otro” de Arthur Rimbaud. En «El faquir y la equilibrista» se relata una anécdota impregnada de erotismo que conduce a una extraña costumbre andaluza: el protagonista pone clavos, diariamente, en su recámara por las noches para espantar a la muerte (p. 39).

Quisiera destacar dos aspectos en los cuentos de Mazeyra: la caracterización psicológica de los personajes y el manejo de la trama narrativa. El autor arequipeño sabe delinear los contornos de la personalidad de los protagonistas de cada historia; además, hace que el lector mantenga el interés por el desarrollo de los sucesos. Mención especial merece la musicalidad de la prosa que evidencia un trabajo de relojería con el lenguaje. En fin, un libro que merece ser leído con atención y que augura un estilo personal en el concierto de la narrativa peruana contemporánea.

* Tomado del blog La soledad de la página en blanco de CFC.

Entradas populares

Etiquetas

Reseñas (46) Noticias (30) Presentación de libros (25) Maurizio Medo Ferrero (19) Cascahuesos Editores (14) José Córdova (13) Sparagmos (12) Juan Yufra (10) Enrique Verástegui (9) Entrevistas (9) José Gabriel Valdivia (9) Orlando Mazeyra Guillén (9) Teoría de los cambios (9) Arthur Zeballos (7) Cortometraje (7) César Eduardo Carrión (7) José Donayre Hoefken (7) La prosperidad reclusa (7) Novedades. (7) Yuri Vásquez (7) Darwin Bedoya (6) Ernesto Carrión (6) Postales (6) FIL-Arequipa (5) FIL-Lima (5) Fundación de la niebla (5) Giovanni Barletti (5) José Kozer (5) Juan Carlos Nalvarte Lozada (5) Narrativa Cascahuesos (5) Barrido de campo (4) Cinco maneras de armar un travesti (4) Cristóbal Zapata (4) Diario El Comercio (4) Edgar Guzmán (4) El hombre de a cero (4) Frívola musa (4) José Pancorvo (4) Juan José Rodríguez (4) Lolo Palza Valdivia (4) Luis Carlos Mussó (4) Obra poética completa (4) Revista Caretas (4) Semanario El Búho (4) Vida Breve (4) Víctor Salazar (4) Alfredo Herrera (3) Carlos Germán Belli (3) Carlos Vásconez (3) Dabai Chelo dabai (3) Del verano inculto (3) Elton Honores Vásquez (3) Figurado y literal (3) Filonilo Catalina (3) Gabriel Ruiz Ortega (3) Geometría moral (3) Giulian Gutié (3) Jardín de arena (3) Miguel Ildefonso (3) Ricardo González Vigil (3) Vladimir Herrera (3) Ángeles Martínez (3) ASALTOALCIELO/editores (2) Alexis Naranjo (2) Alianza Francesa de Arequipa (2) Cromwell Castillo (2) Daniel Martínez Lira (2) Diario La República (2) Diario Los Andes (2) Divina danza (2) Domingo de Ramos (2) Edificaciones trashumantes (2) Editorial Auqui (2) El denario habitual (2) Espejos de humo (2) Estética de las revelaciones (2) Francisco Melgar Wong (2) Gregorio Torres Santillana (2) Heiner Valdivia (2) Hugo Yuen (2) Instalación (2) Jimmy Barrios Rivera (2) Jorge Monteza (2) Juan Carlos Gambirazio (2) Kreit Vargas (2) Lenin Velarde Paredes (2) Letras.s5 (2) Lo que los ciegos ven (2) Los juegos verdaderos (2) Mandala (2) Néstor Málaga Carpio (2) Oscar Saldívar (2) Paul Guillén (2) Pedro Granados (2) Raúl Heraud (2) Raúl Zurita (2) 5º Aniversario (1) Alberto Jesús Salas Oblitas (1) Amaury Martínez (1) Ana Minga (1) Andrea Ocampo Cea. (1) Antonio Correa Lozada (1) Arquitectura de pájaros (1) Azahar (1) Camilo Fernández Cozman (1) Carlos Burgos Jara (1) Carlos Eduardo Quenaya (1) Carlos Rivera (1) Catálogo de autores (1) Cedric Rocher (1) Centro Cultural Peruano Norteamericano (1) Charly Martínez (1) Concursos (1) César Pineda Quilca (1) David G. Barreto (1) Demolido Fuego (1) Diario Correo (1) Diario El Telégrafo (1) Diario Expreso (1) Diego Sánchez (1) Eduardo Milán (1) El otro corazón del Derecho (1) Elephant Gun (1) Erick Ramos Solano (1) Esta boca es mía (1) Estigmas (1) Fabián Darío Mosquera (1) Facebook (1) Feria "Palacio de Gobierno" (1) Feria del Libro de Huancayo (1) Fernando Balseca (1) Fernando Escobar Páez (1) Gabriela Machicao (1) Gobierno Regional de Arequipa (1) Goyo Torres (1) GregorioTorres Santillana (1) Grupo Editorial Dragostea (1) Hildebrando Pérez Grande (1) Historias de caracoles (1) Humedales (1) Istalla (1) Jaime Coaguila Valdivia (1) Javier Arevalo (1) Javier Norambuena (1) Javier de Taboada (1) Javier Ágreda (1) Jesus Martínez (1) Jorge Eduardo Benavides (1) Jorge Vargas Prado (1) José Antonio Mazzoti (1) José Carlos Yrigoyen (1) José Corral (1) José Güich (1) José Luis Rebaza (1) Julio Hubard (1) Ksa Tomada (1) Kunan Pop (1) LDL (1) La espada de Santiago (1) La miel de la higuera (1) Lengua de ciego (1) Letra a letra (1) Los éxtasis del Incarrey (1) Luis Carlos Ayarza (1) Luis Cárcamo (1) Luis Fernando Chueca (1) Marco Fonz (1) Mauro Mamani Macedo (1) Micrópolis (1) Miguel Angel Zapata (1) Nacho Infantas (1) Nicolás Hidrogo (1) Novela (1) Odi Gonzáles (1) Pablo Quintanilla (1) Paisajes perdidos (1) Paolo Astorga (1) Plumas de Búho (1) Poemaoffroad (1) Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda (1) Raúl Armando Pérez Zúñiga (1) Revista La Otra (1) Ricardo Sumalavia (1) Robert Baca Oviedo (1) Roberto Echavarren (1) Roger Santiváñez (1) Rubén Soto Cruz (1) Santiago Pérez-Wicht (1) Silvialucía Esquivel (1) Sombras en el agua (1) Tito Cáceres Cuadros (1) Tomacini Sinche López (1) UNSA (1) Verbo (bordado original) (1) Víctor Coral (1) Yo Doherty (1) eleo (1)