Cascahuesos Editores es una editorial independiente (o alternativa) de la periferia peruana. Fue fundada el 16 de octubre de 2007 en la ciudad de Arequipa, Perú, y ha tenido un constante crecimiento dentro del ámbito nacional e internacional gracias al esfuerzo que ha venido realizando con publicaciones periódicas de libros de narrativa (cuento y novela), ensayo y, en especial, de poesía, de algunos de los escritores más importantes de Latinoamérica, tales como Carlos Germán Belli (Perú), José Kozer (Cuba), Vladimir Herrera (Perú), León Félix Batista (República Dominicana), Yuri Vásquez (Perú), Alexis Naranjo (Ecuador), Raúl Bueno (Perú), Ernesto Carrión (Ecuador), Edgar Guzmán (Perú), Felipe García Quintero (Colombia), Enrique Verástegui (Perú), Luis Carlos Mussó (Ecuador), Domingo de Ramos (Perú), y a la vez, apoyando a escritores jóvenes latinoamericanos de gran proyección. Nuestro catálogo comprende hasta la fecha más de 70 títulos. Su presencia en el ámbito latinoamericano también se ha dado gracias a su activa participación en muchas ferias internacionales tales como la FIL Lima, FIL Quito, FIL La Paz, FIL Santo Domingo, FIL Guayaquil y FIL Arequipa, además de haber sido seleccionada para asistir, en mayo de 2014, al primer MICSUR (Mercado de Industrias Culturales del SUR) realizado en la ciudad de Mar del Plata en Argentina.

18.7.10

Nuestro octavo lanzamiento internacional: GEOMETRÍA MORAL de LUIS CARLOS MUSSÓ


Continuando con nuestros lanzamientos internacionales, esta vez nos complacemos en anunciarles la publicación del libro Geometría moral del poeta guayaquileño Luis Carlos Mussó.

«Geometría moral no nos propone la resolución de una incógnita, sino al revés, su proliferación a través de la escritura misma: una indagación en la geometría de la realidad, cuando la realidad es el primero de los espejismos. El misterio del poema es el mismo que el de la creación del universo, y todo cuerpo está escrito en esa página en blanco —ese firmamento invertido—», nos dice el poeta chileno Héctor Hernández Montecinos con respecto al libro.


Sobre el autor:

Luis Carlos Mussó (Guayaquil - Ecuador, 1970). Estudió letras en la Universidad Católica Santiago de Guayaquil, e hizo una maestría en estudios de la cultura, mención literatura latinoamericana por la Universidad Andina Simón Bolívar. Ha publicado los poemarios El libro del sosiego (1997), Y el sol no es nombrado (2000), Propagación de la noche (2000), Tiniebla de esplendor (2006), Minimal hysteria (2008), Evohé (2008) y Cuadernos de Indiana (Nueva York, 2010). La Casa de la Cultura Ecuatoriana editó su antología personal, Las formas del círculo (2007). Su trabajo consta en varios libros colectivos, como Aldea Poética (Madrid, 1997), Tales from the center of the World (Jerusalén, 2005), 18 poetas latinoamericanos (Lima, 2006), Porque nuestro es el exilio (Quito, 2006), Esquirla doble (Guayaquil, 2008, con el poeta peruano Luis Fernando Chueca), Álbum de arena (Guayaquil, 2008), Manglar de voces (Guayaquil, 2008) y 13 poetas del Ecuador (Caracas, El perro y la rana, 2008); y también en revistas como Letras del Ecuador (Quito), Alhucema (Granada), Blanco Móvil (México, DF), Guaraguao (Barcelona), Zunái (São Paulo), Jícama (Bogotá), Pucará (Cuenca), Cuadernos Hispanoamericanos (Madrid), Casa de las Américas (La Habana) , Oxid (Berlín) y Nueva época (Veracruz).

Es Premio Nacional de Poesía Bienal de Cuenca (1999), Premio Nacional de Poesía César Dávila Andrade (2000), Premio Nacional de Poesía Jorge Carrera Andrade (2006), Premio Nacional de Literatura M. I. Municipalidad de Guayaquil (2008), finalista en el Premio Adonáis (Editorial Rialp, Madrid, 2000). Traducido al castellano, portugués, francés, inglés, catalán y hebreo. Participación en numerosos encuentros literarios con crítica y creación, dentro y fuera de su país. Escribe crónicas y comentario de libros para El Telégrafo, se dedica a la crítica y la cátedra (Universidad de Especialidades Espíritu Santo y Universidad Católica de Santiago de Guayaquil).


La gran presentación de este libro será en el marco de la XV Feria Internacional del Libro de Lima, el día 31 de julio a las 20:15 horas.

*Imagen: Amaury Martínez.

6.7.10

CARTA ABIERTA al poeta ERNESTO CARRIÓN con motivo del lanzamiento de su libro FUNDACIÓN DE LA NIEBLA


Quito, 28 de mayo de 2010
Querido amigo:

Siempre me he preguntado, y cuando digo siempre quiero decir desde que empecé a escribir poesía, qué sentido tiene persistir en este oficio de solitarios y necios que es la escritura poética, tan mal pagado siempre y mal visto en ocasiones, con frecuencia tan frustrante y a veces, muy pocas veces, reconfortante, glorioso. Cuanto más pienso en respuestas que me dejen satisfecho, más me convenzo del absoluto absurdo que, supuestamente, nos justifica: la llamada necesidad de hablar, sin más, la ineluctable necesidad de hablar, sea en nombre de los otros o sea en nombre de nosotros mismos. Algunos días intentamos encontrar el origen de esta cuestionable pasión en la inconformidad con el mundo, y otros días hallamos una buena razón en el mero deleite de estar vivos. Pero, debemos ser sinceros, Ernesto, nada de esto es suficiente y, sin embargo, persistimos en este evidente error. Y escribimos y volvemos a escribir. No deja de sorprenderme que, como esta noche, alguien distinto de los amigos que nos han visto padecer y gozar la vida y la escritura poética nos acompañe. Para mí, los presentes son una multitud. Y esto habla bien, a pesar de lo que he dicho, de la buena salud (siempre al borde de la enfermedad del olvido, por cierto) de la poesía lírica de nuestro tiempo. Al menos, de la que tú y algunos otros entendemos por poesía, que no es aquella marisma de la autocomplacencia, el éxito efímero y el compromiso oportunista con la coyuntura institucional o política. ¿Para qué escribir, entonces? Con estas palabras responde Fundación de la niebla:

escribir para no ensanchar más la mirada entre el
objeto y nosotros Escribir la cotidianidad que muestra
nuestro hígado sobre las plataformas marinas
Fanal violeta Baja el viento atrapado desde los postes
en la teoría de que todo vuelve a ser polvo Rencilla
necesaria La luz de una mariposa quiere saber
por qué ella no tiene alarma La mariposa no contesta
Ella ordena obsesionada sus colillas por el patio
helado Así un día tanta vida puede escribirse Yo escribo
sobre lo que veo Tiro a la inteligencia sobre tierra
quemada Funcionando Agitando al hambriento
sobre la simpleza de los alimentos Así es como recobro
el mundo


Escribes para recobrar el mundo. ¡Tremenda vocación la tuya! Pero ¿cómo se recobra algo que es esencialmente impuesto y por tanto irremediablemente ajeno? La respuesta se encuentra en el título de tu libro, Fundación de la niebla. El mundo se recobra en la poesía, volviéndolo a nombrar, aunque este intento de hallar puerto en las palabras, o de crearlo con ellas, esté destinado al naufragio. La fundación de la niebla, del mundo otro con que sueña el poeta, es el testimonio de un fracaso, porque el mundo hallado no es el mundo deseado por él. Ese mundo anhelado no es otro que la realidad que nos circunda esta noche, amigas y amigos de Ernesto, pero mejorada, más limpia y menos cruel. El mundo hallado por el poeta siempre es la niebla, es decir, la penumbra, la ambigüedad, la indefensión, el riesgo, el miedo. Nada de claridad o esperanza simplona hallarán ustedes en este libro. Y, sin embargo, nadie le podría achacar el mote de pesimista o triste al poeta Ernesto Carrión, al menos, no en este libro. El pesimista es el que se abandona a su propia inercia vital, en la convicción de que nada es posible cambiar. El poeta, en cambio, es el inconforme que, una vez dislocado del mundo que le ha tocado en suerte, funda uno propio donde se siente más cómodo. A veces es trágico, a veces cómico, pero siempre es una parodia del mundo soleado de los inocentes y el mundo oscuro de los condenados. Ernesto renuncia a la dicotomía de los maniqueos y los moralistas, los creyentes y los ateos. Su lugar no es la afirmación, sino la duda. De cara a la luz, nos dice, por ejemplo:

El día en que nacieron las
imágenes supimos de inmediato que terminaríamos
en una total ensoñación Arte en roca Que nuestro
Apocalipsis empezaría con una llovizna hundiendo
su ala en un lago salvaje como un cormorán

Como ven, amigas y amigos, se trata de una visión móvil, de un mundo en permanente transformación. Este movimiento interno produce que los temas y motivos recurrentes de tu obra, Ernesto, conecten este libro directamente con tus trabajos anteriores y posteriores, en una suerte de diálogo interno. Pero no se trata de una poesía solo autotélica o metapoética o que hable de sí misma todo el tiempo. Por mérito propio, la imaginación de Ernesto se alimenta de otros, pero también de sí misma. De nuevo aparecen, aunque sea solamente insinuadas, la llegada de la muerte a través de la descomposición del cuerpo propio y ajeno, la niñez como la patria felizmente perdida por dolorosa o injusta, la imagen engañosa y casi siempre decepcionante de los seres amados, especialmente de la mujer… Y ante cualquier destello de luz, nuevamente el matiz de la niebla. Dices en tu libro, los siguientes versos:

la luz en la poesía japonesa obedece al murmullo de
las flores La revelación de su misterio —como todo
conocimiento— produce efectos secundarios:

a) pérdida completa de la razón

b) obsesión por los objetos minúsculos de la casa El
individuo puede quedarse por horas observando insatisfecho
una servilleta

c) tendencia a almacenar recortes de periódicos
donde aparezcan las palabras “debo” y “fin”

la cordura empieza allí donde la luz se esconde Donde
nadie alcanza a contestar el enigma de esta mano


Imágenes impactantes, eficaces y hermosas, aparte, en este fragmento encuentro la clave de mis reflexiones. La cordura empieza allí donde la luz se esconde dices, y con estas palabras apuntalas el símbolo de la niebla. Se trata del espacio de la lucidez. Quien apuesta por la duda, por la niebla, permanece en un espacio inquisitorial, donde sólo la acción de preguntarse por el sentido y no dejar de preguntar constituye sentido absoluto. Pero, finalmente, la exploración sobre lo exterior, sobre la realidad, acaba tarde o temprano sobre la propia identidad. Fundar el mundo, fundar la realidad, consiste en definitiva en la construcción de la propia identidad, aquella que queremos imponer o brindar al mundo, más allá de lo que el mundo necesite de nosotros. Dice tu libro:

Coreamos en el sitio: Nadie
soy yo. Nadie soy yo. Nadie. Esta escritura deforme
no puede ser el mundo.

La incredulidad de la voz habla por sí misma: Esta escritura deforme no puede ser el mundo, así dices. Y es verdad, no lo es, pero nunca pretendió ser el mundo mismo, como ya dije, sino un mundo distinto. El poder de esta voz poética, es decir su capacidad de construir imágenes visionarias y a través de ellas brindarnos estas reflexiones nunca cae en la autocomplacencia, por eso tampoco le da tregua al lector, quien se ve impelido a inmiscuirse en un proceso continuo y vertiginoso de interpretación imaginativa intensa y a ratos exasperante. Esta no es una poesía para lectores perezosos, facilistas o impacientes. El poeta, aún en este punto, se niega a brindar respuestas unívocas y vuelve a preguntar:

¿Quién sabe
qué soy ahora, desde que el poema dejó mi cráneo
vendado sobre estas playas?

La única certeza, como toda buena poesía nos enseña, es que el universo interno es el único territorio que se posee, aun en las condiciones más adversas del delirio o la locura. En ese ámbito de absoluto sigilo, nada del mundo penetra para enajenarse, a pesar de la ciencia médica o los devaneos de la Psicología. Esta parece ser, en todo caso, la convicción del personaje poeta que inventas en este libro, Ernesto. Cerca del final aseguras, en una de tus pocas frases asertivas, despóticas:

Se escribe desde la niebla hacia la
niebla. Lo que envejece dentro de mí es el territorio.

Quizá porque presientes que la escritura es como una silenciosa peste, al final del libro mi pregunta tiene una segunda respuesta. Decía al principio de esta carta: Siempre me he preguntado, y cuando digo siempre quiero decir desde que empecé a escribir poesía, qué sentido tiene persistir en este oficio de solitarios y necios que es la escritura poética, tan mal pagado siempre y mal visto en ocasiones, con frecuencia tan frustrante y a veces, muy pocas veces, reconfortante, glorioso. Cuanto más pienso en respuestas que me dejen satisfecho, más me convenzo del absoluto absurdo que, supuestamente, nos justifica: la llamada necesidad de hablar, sin más, la ineluctable necesidad de hablar, sea en nombre de los otros o sea en nombre de nosotros mismos. Tú lo dices de este modo:

A nada nos conduce este físico río de escribir
contra corriente Este ficticio arco donde se
quiebran las espaldas sin posibilidad de nombre
Dices: yo escribo Y hay un grave secuestro de ti mismo
en dicha afirmación Dices: para encontrar mi nombre
yo abro el cuaderno Y muerde tu boca las espinas
de una lluvia que va planificando su clausura: su
cerrazón


En el último fragmento, a pesar de tanta desolación, de entre la oscuridad abres un espacio para la luz, para que la penumbra se instaure, para que la niebla se instituya. Dicen las notas al pie de un cuerpo:

dejar la página en blanco para que empiece el
poema verdadero:

Y con estas palabras nos invitas a tu mundo. Así es, amigas y amigos, la auténtica poesía nos invita a encontrar el verdadero poema por fuera del verso escrito, en nosotros mismos. Por poemas como estos, todavía pienso que vale la pena escribir poesía, lejos de la vanidad y el facilismo de muchos vates celebrados. Han pasado ya algunos años, más de una década y el público, nosotros, tu público, ha hablado Ernesto. Estamos aquí para colonizar y poblar la niebla que has descubierto y has fundado.

César Eduardo Carrión

* Cabe anunciar que Fundación de la niebla se presentará este próximo domingo 25 de julio en la Feria Internacional del Libro de Lima.

2.7.10

RECLUSOS Y MARGINALES: LA PROSPERIDAD RECLUSA en el diario La República


Orlando Mazeyra. La prosperidad reclusa (Cascahuesos Editores, 2010)

Por Javier Ágreda

Los cuentos reunidos por Orlando Mazeyra (Arequipa, 1980) en su libro La prosperidad reclusa (Cascahuesos, 2010) se desarrollan en los ámbitos urbanos más extraños: manicomios, cárceles, prostíbulos, claustros de conventos. Y en ellos encontramos a personajes marginales (“los verdaderos outsiders del siglo XXI” los ha llamado el escritor Jorge E. Benavides) viviendo las aventuras más insólitas, incluyendo a un coleccionista de perchas de hotel desesperadamente enamorado de su propia hermana.

Así, atisbando en las grietas de una sociedad no muy moderna (que se identifica reiteradamente con la de la ciudad de Arequipa) Mazeyra encuentra, en estos 23 relatos, abundante material sobre lo absurdo y sombrío de la existencia humana. Y lo expresa en un lenguaje bien trabajado, en el que se hace evidente la exploración de diversos registros, desde el coloquial hasta el (algunas veces recargadamente) libresco. Esa diversidad se puede comprobar hasta en los autores citados: Calamaro, Fito Páez, Bukowski, Goethe y Coetzee.

Cuando todos esos elementos logran integrarse, Mazeyra nos estrega buenos cuentos, como en los casos de “El faquir y el equilibrista” y “Tras la puerta”. Pero algunos relatos se pierden en la búsqueda del efectismo a través de lo sórdido, lo insólito, lo retorcido y, en los casos de textos protagonizados por escritores (algunos por el propio autor), del malditismo. De todas maneras, La prosperidad reclusa, segundo libro de Mazeyra, confirma a este narrador como un autor de interés.

* Tomado del diario La República del 30-06-2010.

Entradas populares

Etiquetas

Reseñas (46) Noticias (30) Presentación de libros (25) Maurizio Medo Ferrero (19) Cascahuesos Editores (14) José Córdova (13) Sparagmos (12) Juan Yufra (10) Enrique Verástegui (9) Entrevistas (9) José Gabriel Valdivia (9) Orlando Mazeyra Guillén (9) Teoría de los cambios (9) Arthur Zeballos (7) Cortometraje (7) César Eduardo Carrión (7) José Donayre Hoefken (7) La prosperidad reclusa (7) Novedades. (7) Yuri Vásquez (7) Darwin Bedoya (6) Ernesto Carrión (6) Postales (6) FIL-Arequipa (5) FIL-Lima (5) Fundación de la niebla (5) Giovanni Barletti (5) José Kozer (5) Juan Carlos Nalvarte Lozada (5) Narrativa Cascahuesos (5) Barrido de campo (4) Cinco maneras de armar un travesti (4) Cristóbal Zapata (4) Diario El Comercio (4) Edgar Guzmán (4) El hombre de a cero (4) Frívola musa (4) José Pancorvo (4) Juan José Rodríguez (4) Lolo Palza Valdivia (4) Luis Carlos Mussó (4) Obra poética completa (4) Revista Caretas (4) Semanario El Búho (4) Vida Breve (4) Víctor Salazar (4) Alfredo Herrera (3) Carlos Germán Belli (3) Carlos Vásconez (3) Dabai Chelo dabai (3) Del verano inculto (3) Elton Honores Vásquez (3) Figurado y literal (3) Filonilo Catalina (3) Gabriel Ruiz Ortega (3) Geometría moral (3) Giulian Gutié (3) Jardín de arena (3) Miguel Ildefonso (3) Ricardo González Vigil (3) Vladimir Herrera (3) Ángeles Martínez (3) ASALTOALCIELO/editores (2) Alexis Naranjo (2) Alianza Francesa de Arequipa (2) Cromwell Castillo (2) Daniel Martínez Lira (2) Diario La República (2) Diario Los Andes (2) Divina danza (2) Domingo de Ramos (2) Edificaciones trashumantes (2) Editorial Auqui (2) El denario habitual (2) Espejos de humo (2) Estética de las revelaciones (2) Francisco Melgar Wong (2) Gregorio Torres Santillana (2) Heiner Valdivia (2) Hugo Yuen (2) Instalación (2) Jimmy Barrios Rivera (2) Jorge Monteza (2) Juan Carlos Gambirazio (2) Kreit Vargas (2) Lenin Velarde Paredes (2) Letras.s5 (2) Lo que los ciegos ven (2) Los juegos verdaderos (2) Mandala (2) Néstor Málaga Carpio (2) Oscar Saldívar (2) Paul Guillén (2) Pedro Granados (2) Raúl Heraud (2) Raúl Zurita (2) 5º Aniversario (1) Alberto Jesús Salas Oblitas (1) Amaury Martínez (1) Ana Minga (1) Andrea Ocampo Cea. (1) Antonio Correa Lozada (1) Arquitectura de pájaros (1) Azahar (1) Camilo Fernández Cozman (1) Carlos Burgos Jara (1) Carlos Eduardo Quenaya (1) Carlos Rivera (1) Catálogo de autores (1) Cedric Rocher (1) Centro Cultural Peruano Norteamericano (1) Charly Martínez (1) Concursos (1) César Pineda Quilca (1) David G. Barreto (1) Demolido Fuego (1) Diario Correo (1) Diario El Telégrafo (1) Diario Expreso (1) Diego Sánchez (1) Eduardo Milán (1) El otro corazón del Derecho (1) Elephant Gun (1) Erick Ramos Solano (1) Esta boca es mía (1) Estigmas (1) Fabián Darío Mosquera (1) Facebook (1) Feria "Palacio de Gobierno" (1) Feria del Libro de Huancayo (1) Fernando Balseca (1) Fernando Escobar Páez (1) Gabriela Machicao (1) Gobierno Regional de Arequipa (1) Goyo Torres (1) GregorioTorres Santillana (1) Grupo Editorial Dragostea (1) Hildebrando Pérez Grande (1) Historias de caracoles (1) Humedales (1) Istalla (1) Jaime Coaguila Valdivia (1) Javier Arevalo (1) Javier Norambuena (1) Javier de Taboada (1) Javier Ágreda (1) Jesus Martínez (1) Jorge Eduardo Benavides (1) Jorge Vargas Prado (1) José Antonio Mazzoti (1) José Carlos Yrigoyen (1) José Corral (1) José Güich (1) José Luis Rebaza (1) Julio Hubard (1) Ksa Tomada (1) Kunan Pop (1) LDL (1) La espada de Santiago (1) La miel de la higuera (1) Lengua de ciego (1) Letra a letra (1) Los éxtasis del Incarrey (1) Luis Carlos Ayarza (1) Luis Cárcamo (1) Luis Fernando Chueca (1) Marco Fonz (1) Mauro Mamani Macedo (1) Micrópolis (1) Miguel Angel Zapata (1) Nacho Infantas (1) Nicolás Hidrogo (1) Novela (1) Odi Gonzáles (1) Pablo Quintanilla (1) Paisajes perdidos (1) Paolo Astorga (1) Plumas de Búho (1) Poemaoffroad (1) Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda (1) Raúl Armando Pérez Zúñiga (1) Revista La Otra (1) Ricardo Sumalavia (1) Robert Baca Oviedo (1) Roberto Echavarren (1) Roger Santiváñez (1) Rubén Soto Cruz (1) Santiago Pérez-Wicht (1) Silvialucía Esquivel (1) Sombras en el agua (1) Tito Cáceres Cuadros (1) Tomacini Sinche López (1) UNSA (1) Verbo (bordado original) (1) Víctor Coral (1) Yo Doherty (1) eleo (1)